En la ONU tienen un asiento especial

El día 15 de septiembre se ha inaugurado en la ONU la 72ª sesión de la Asamblea General. El año pasado por estas fechas dedicamos una entrada a estos periodos de sesiones. Como allí explicamos, el periodo de sesiones ordinarias empieza en septiembre -el tercer martes del mes- y acaba en diciembre.

La agenda de la primera reunión, como podéis comprobar en la imagen adjunta, cumplió el protocolo establecido para la inauguración. En este periodo de sesiones, el presidente al frente –nombrado en mayo de 2017– es el eslovaco Miroslav Lajčák.

 

La presidencia de la asamblea es rotatoria. Los presidentes se eligen de entre los cinco grupos en los que están agrupados los estados miembros: africanos, asiáticos, de Europa Oriental, latinoamericanos y caribeños, y de Europa Occidental. Sustituye al diplomático Peter Thomson,Representante Permanente de las Islas Fidji ante las Naciones Unidas.

El asiento especial de la ONU

Hemos puesto en el nombre del post algo sobre un asiento especial.  ¿Es que en la ONU tienen un modelo específico de sillas? No. Pero sí tienen una butaca preferente. Cuando está previsto que algún jefe de estado intervenga ante la asamblea se le concede un tratamiento protocolario específico. Para ellos es esta butaca.

Macron y Rohaní esperan el momento de su intervención ante la 72ª sesión de la Asamblea de la ONU, sentados en la butaca preferente

Hasta este lugar destacado le acompañará el jefe de protocolo. Unos minutos después el presidente de la asamblea, le saludará y le presentará a los miembros allí reunidos. Luego le dará la palabra. La intervención es desde la tribuna. Al acabar su intervención, volverá a esta butaca y allí recibirá -de pie- el agradecimiento del presidente por sus palabras. Tanto el secretario general como el presidente de la asamblea también dejarán la mesa desde la que presiden las reuniones para despedirse del mandatario. Pero lo harán fuera del escenario: al fondo de la sala y cerca de la puerta de salida.  El jefe de estado estará acompañado, en todo momento, por el jefe de protocolo.

Si las formas cuentan, mejor de la mano de un profesional.

 

(Fotos: El País; http://www.un.org/press/en)