A la ópera en metro

Cada día que pasa son más espectaculares los resultados que se pueden conseguir con una buena utilización de los materiales que ofrece el mercado para la producción de escenarios en actos de todo tipo. Especialmente de inauguraciones o presentaciones. “Tunear” grandes superficies para convertirlas en paisajes o simular diferentes recintos es bastante habitual. Antes se recreaba el recinto  con objetos, muebles, bastidores o tramoya en general como se hace en un escenario de teatro. Pero, eso quita espacio.

Hoy, el avance y desarrollo de la tecnología aporta soluciones mucho más eficaces y de brillante efecto. Tanto si se proyecta –videomapping– como si se utilizan vinilos decorativos: transformar grandes superficies en espacios con volumen y profundidad sólo requiere una buena idea y buen diseño. (Y presupuesto, la verdad sea dicha).

El vinilo decorativo, que es, por decirlo de forma coloquial una grandísima pegatina, que se adhiere a las superficies a “tunear”, nos permite recrear ambientes y hacer que nos sintamos realmente inmersos en ellos. Y de su uso es el ejemplo que subimos hoy  -nuestro “casual friday”- al blog.

Con motivo de los doscientos años que cumple el Teatro Real de Madrid -y del próximo centenario del metro en 2019-, Metro de Madrid y la Fundación Teatro Real han firmado un acuerdo de colaboración entre cuyas acciones conjuntas está la de la “conversión” de la estación de Ópera en teatro: en Teatro Real.

El recinto, desde el vestíbulo a los andenes, por paredes y pasillos, se ha transformado en teatro: allí está el patio de butacas, los palcos y la orquesta. No faltan ni el telón ni la gran lámpara de cristal. Pero tampoco escenas de óperas reales representadas en el Real: “La Traviata“, ‘‘Così Fan Tutte”, “Las Bodas de Fígaro”,  “El Barbero de Sevilla”, “La Bohème” o “Don Carlo“.

Esto es Ópera” -que es como se llama esta recreación- la inauguraron el miércoles pasado la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y el presidente del Patronato del Teatro Real, Gregorio Marañón y Bertrán de Lis.

ópera buena
balconcillo

El resultado es verdaderamente sorprendente. ¡Esperamos que os guste!

¡Buen fin de semana a todos!

(Fotos: la vozlibre.com y madriddiario.com)