¡Ayyyy, Macarena!

Hace unos días leímos en la prensa que el alcalde del municipio granadino de Macarena había visitado un centro educativo local para ver cómo había quedado “el nuevo equipamiento” para el que la dirección había solicitado ayudas.

Que los alcaldes inspeccionen aquellas instalaciones para las que han aportado financiación no debería ser más que parte de su rutina. Salvo, evidentemente, que las obras fueran de tal magnitud que la presencia de los medios fuera necesaria para dar a conocer, de verdad, ampliamente, el esfuerzo hecho por el consistorio.

El resto es otra cosa. No juzguemos. Opinemos.

Tobogan copia