Corto repasito femenino

Corto repasito femenino

Con esto de los fastos reales y especialmente de la etiqueta femenina requerida en la recepción en Palacio Real, nuestros seguidores han consultado mucho, muchísimo, las entradas en las que explicamos -o al menos lo tratamos- la indumentaria protocolaria de las mujeres.

Balenciaga con abrigo de mañanacoctel Traje corto y traje de cóctel

El “repasito a la etiqueta femenina” se está convirtiendo en el gran clásico. En esta entrada fuimos repasando, de mayor a menor graduación, el atuendo femenino para cada ocasión en la que se marque una determinada etiqueta. Aunque ha vuelto con fuerza el traje largo su uso es muy restringido: acompaña al frac de los hombres, que no es una prenda de uso nada frecuente. Pero la moda se impone y cuando el acto no es oficial o no se pide una determinada etiqueta, muchas mujeres optan por el vestido largo: el mercado oferta diseños y colores muy atractivos y es difícil resistirse, sobre todo, si no hay orden en contra. Por eso, por lo que se ha ido imponiendo este largo en ceremonias, es por lo que -suponemos- nos han preguntado muchas veces estos días, si no hubiese sido adecuado que doña Letizia llevara un traje largo para la proclamación del rey. No: para este acto la etiqueta se había especificado claramente: chaqué o traje oscuro para los caballeros y vestido corto para las mujeres.

Ante las muchas preguntas que nos hicieron sobre el vestido o traje corto, releyendo esta tan visitada entrada, nos dimos cuenta, que podían haber dudas dado que el equivalente para el chaqué del hombre podía ser vestido corto o vestido de cóctel y decidimos extendernos un poco más en “De corto“, la segunda entrada más visitada por nuestros seguidores esta semana.

Esperamos haberlo explicado mejor y que aquellos que consultaron esta entrada no tuvieran dudas después al leerlo. Era la etiqueta de aquella mañana del 19 de junio en la que los nuevos reyes dieron la mano a los 3.080 invitados que pasaron a saludarles en eso que en protocolo llamamos Besamanos -que reconocemos que es una palabra un poco pasadita de moda- dejando que, de paso, pudiésemos entretenernos viendo qué lucían las mujeres para la ocasión.

Si, nos preguntasen -que no lo han hecho- cual de todos los modelos exhibidos en el Salón de Trono era el que se ajustaba mejor a lo que es un vestido corto de mañana para esa ocasión, nosotros diríamos que el de doña Letizia; seguido del de doña Elena. De los que no se ajustaban nada, nada, nada, la lista es larga.

doña Letizia Dona-Sofia-dona-Elena