El férreo adios

Subo hoy el post de Fernando Ares en su blog “My Fer Lady” (http://www.myferlady.blogspot.com.es/) ante la imposibilidad de bloguearlo. Es un magnífico y muy completo relato del funeral de Margareth Thatcher, ayer en la catedral de San Pablo de Londres, cuya organización, ceremonial, protocolo y etiqueta siempre son de gran interés para los curiosos y amantes de esta profesión.Los británicos son los reyes de la pompa y circunstancia y este es un vivo ejemplo de lo que esto significa.

Gracias, Fernando por permitirme postearlo.

______________________

  Una vez más, la ciudad de Londres ha sido centro del protocolo, con ocasión esta vez del funeral ceremonial por la Baronesa Lady Margaret Thatcher, fallecida el 8 de abril. Su Graciosa Majestad Isabel II autorizó la celebración de un funeral de iguales características y solemnidades que los que fueran ya preparados para su madre y para su ex-nuera, Lady Diana Spencer. El funeral ceremonial se distingue del de Estado (reservado para los soberanos británicos) en que el carro es tirado por caballos en vez de por militares.

féretro
El féretro, antes de abandonar la Capilla de Santa María de Westminster

  La ceremonia de exequias constó de tres fases: primero, traslado del cadáver en coche fúnebre desde Westminster a la Iglesia de St. Clement Danes; después, procesión desde dicha Iglesia hasta la Catedral de San Pablo, trasladado el ataúd en carro de cañón tirado por caballos; finalmente, oficio religioso en la Catedral.

 coche2
El coche fúnebre, instantes antes de iniciar la marcha hacia la Iglesia de St. Clement Danes

   Tras haber pasado la noche en la capilla de Sta. María, en Westminster, el féretro de Lady Thatcher, sobre el cual reposaba la Union Jack -la bandera del Reno Unido- y un centro de rosas y peonías blancas, fue introducido a las 11 en punto (10 de la mañana, hora local londinense) en el coche fúnebre que lo llevaría en breve recorrido hasta la Iglesia de Sr. Clement Danes, templo principal de la Fuerza Aérea del Ejército Británico. En el recorrido, pasó ante la residencia oficial de los Primeros Ministros de Gran Bretaña, el número 10 de Downing Street.

stclement
Durante las preces, en el interior de St. Clement Danes

  Al mismo tiempo que se iniciaba esta marcha, los invitados empezaban a entrar en la Catedral de San Pablo, a la espera del comienzo del servicio religioso. Entre los invitados al funeral, destacaban Tony Blair, Dick Cheney, Dame Shirley Bassey, Lord Lloyd-Webber (y su mujer), Sir Michael Caine, o la Duquesa de York, Sarah Ferguson.

condecorados
Muchos invitados ejercieron la prerrogativa de portar sus condecoraciones

La etiqueta exigida era la siguiente:
– Hombres: traje oscuro, chaqué (chaleco y corbata negros) o uniforme sin espada.
– Mujeres: traje corto con sombrero.
La invitación indicaba, además, “Medals and Decorations may be worn” , es decir: pueden llevarse condecoraciones.

preces
Catafalco en St. Clement Danes

  Una vez colocado el féretro sobre un catafalco ubicado en el centro de la nave de St. Clement Danes, se rezaron preces por la Baronesa Thatcher, hasta que, a las 11:30 (10:30 en Londres) fue llevada hasta el carro de cañón, que aguardaba ya frente al templo. La escolta que flanqueaba el carro, formada por los portadores del ataúd, se cubrió justo antes de iniciar el cortejo solemne hacia la Catedral de San Pablo. Durante dicho cortejo, la Honorable Compañía de Artillería lanzó una salva frente a la Torre de Londres por cada minuto que duró esta procesión.

PROCES~1
Inicio del cortejo fúnebre dirección a la Catedral de San Pablo

De los últimos en entrar a San Pablo, el obispo de Londres y el Arzobispo de Canterbury. Luego, lo hizo la familia de Lady Thatcher. Sólo faltaban, pues, la Reina y el Duque de Edimburgo, quienes llegaron en coche oficial a las 11:45, como estaba previsto. Es la primera vez que Su Graciosa Majestad asiste a un funeral por un ex-Primer Ministro desde el de Sir W.Churchill en 1965.

funeral_8
El alcalde de Londres recibe a Isabel II a su llegada a la Catedral

  La Reina y el Duque de Edimburgo fueron recibidos a pie de escalinata por el Alcalde de Londres, y entraron en la Catedral precedidos también por éste, que portaba además la “Mourning Sword” (espada ceremonial de luto). Acto seguido, ocuparon su sitio en primera fila, a la izquierda del altar, al revés de lo que habría pasado aquí (donde Sus Majestades se sientan a la derecha del altar).

queen
La Reina accediendo a la Catedral tras el Alcalde de Londres, portador de la espada ceremonial de luto (mourning sword)

Al llegar el cortejo fúnebre a la Catedral, y estando el féretro ya en el interior del templo, se cerraron las puertas de la Catedral. Los asistentes se pusieron en pie mientras el féretro era portado hacia el altar. Comenzaba el servicio religioso, figurando dos cojines, con la insignia de la Orden de la Jarretera y la Orden de Mérito que ostentaba Lady Thatcher, colocados en el altar de la bóveda.

salvas
Cada minuto que duró el cortejo hasta la Catedral, una salva fue disparada ante la Torre de Londres

Hubo dos lecturas. La primera, soberbiamente leída por Amanda, nieta de Lady Thatcher, que se la sabía casi de memoria y entonó francamente bien. La segunda lectura, más breve,  estuvo a cargo del Primer Ministro, David Cameron.

funeral
Cerradas ya las puertas de la Catedral, los restos mortales de la ex-Primera Ministra fueron conducidos hasta el altar del templo

El sermón pronunciado desde el púlpito por “Right Reverend”  Richard Chartres, obispo de Londres, consiguió que la concurrencia riese con algunas anécdotas. Las oraciones fueron leídas por representantes de confesiones similares: la anglicana, católica, metodista y americana.

funeral_2
Interior de la Catedral, visto desde el altar

El Arzobispo de Canterbury impartió la bendición. Recuérdese que el Arzobispo de Canterbury era, después del Duque de Edimburgo, la persona con mayor precedencia presente en las exequias, puesto que ocupa en el ordenamiento de precedencias, el primer puesto tras los primos del soberano.

funeral_5
El obispo de Londres, desde el púlpito, en pleno sermón

   Dos eclesiásticos portaron los cojines con las condecoraciones de Lady Thatcher, dando comienzo a la procesión de salida, mientras Su Graciosa Majestad observa la retirada del féretro de la ex-Primera Ministra, al finalizar el funeral. Los restos de Lady Thatcher abandonaron la Catedral seguidos de su familia, y cerrando la comitiva la Reina y su marido.

funeral_7
Isabel II presencia cómo el féretro abandona ya la Catedral

  Los miembros de la familia Thatcher presenciaron cómo se introducía el féretro en el coche fúnebre y cómo los cojines con las condecoraciones eran acolados al féretro. Ellos, de chaqué con chaleco y corbata negras, atuendo de mayor gala de los permitidos hoy. Ellas, de riguroso luto y con sombrero, como exigía la etiqueta.

funeral_6
El Primer Ministro, David Cameron, durante el servicio religioso

  La Reina abandonó el umbral de la Catedral y se acercó a la familia de Lady Thatcher. Tras unos instantes con ellos, se fue la Reina como vino: en coche oficial y acompañada de su marido. Como manda el protocolo, entró ella primero en el coche. Después, la familia de Lady Thatcher abandonaba en caravana la Catedral de San Pablo. Por último, los invitados (algunos de ellos, francamente mal vestidos) abandonaron la Catedral de San Pablo, terminando así la ceremonia por completo.

funeral_3
Plano general del interior de la Catedral

  Posteriormente, hubo dos recepciones: una que ofreció el Ministerio de Exteriores para los invitados y representantes extranjeros, y otra en el Ayuntamiento para la familia y allegados de Lady Thatcher y personalidades de Reino Unido presentes en las exequias. A ambas recepciones asistirían la familia Thatcher, el Primer Ministro y otros Ministros.

desfile
Uno de los momentos del desfile

Sin perjuicio de que se pueda estar más o menos de acuerdo con la vida y obra de Lady Thatcher, es innegable que un funeral de esta envergadura es un espectáculo fascinante y una forma excelente de comprobar hasta qué punto se puede controlar un evento.
Como siempre, en el medio está la virtud.

Imágenes de la BBC

________________________________________