Midiendo el espacio

Cuando vimos las fases de la organización de acto, comentamos que para convertir en realidad el diseño que tenemos en la cabeza es fundamental comprobar que cabe, físicamente, en el espacio deseado. Para ello, visitamos el local o espacio y medimos. ¡Nada como llevar un metro en el bolsillo!

Pero si no lo tenemos, cosa que le puede pasar a cualquiera, siempre queda la opción de contar pasos, ponerse en el lugar, utilizar a los presentes para ver si caben, … Cualquier sistema es bueno con tal de que comprobemos que cabe, y sobre todo, que los movimientos en los escenarios previstos se pueden hacer con comodidad y se ven claramente.
La “coreografía” protocolaria es básica para que el espectador vea el acto. Para que quede “limpio”.

La foto que adjunto es de Maggie y la ha subido a su Facebook la Escuela Internacional de Protocolo. Muestra a varios militares marcando su puesto y midiendo el espacio que pueden y deben ocupar. Me parece perfecta para ilustrar esta entrada.

20130603-182218.jpg