La pausa café o coffee break

La pausa café o coffee break

Por mucho que se quiera es difícil aguantar medio día de jornada sin una pausa para recuperar fuerzas, despejarse o descansar un poco. Esa es la idea básica que está detrás del coffee break. Hoy también nosotros nos vamos a tomar ese descanso y vamos a compartir el café con nuestros seguidores.

¿Cómo preparamos la pausa?

Para poder prepararla es imprescindible tener un programa de las jornadas, congresos, convención, reunión o similar. La hora de inicio de la jornada, el horario de las ponencias o charlas y la hora de finalización de la última nos indicarán el mejor momento para insertar la pausa en la escaleta del día. ¿Por qué es importante tener en cuenta el horario? Por un lado para no romper el ritmo establecido por los promotores, que se ceñirá al tipo de comunicación o ponencia y a su duración. Por el otro para que no se junte ni con el desayuno, ni con la comida. La excepción podría ser una reunión en la que se quisiera empezar la jornada desayunando y ya no hubiera más interrupciones porque la previsión sería terminarla pronto: entre las 12.00 h y las 13.00 h. La pausa no debe durar más de media hora. Hay que tener en cuenta que se alargarse con la taza en la mano es muy habitual. ¿Nuestra recomendación?

Horario de inicio de la jornada 8.00 h.: pausa café a las 10.00 h.
Horario de inicio de la jornada 9.00 h.: pausa café a las 11.00 h.

¿Qué montamos para la pausa?

El salón, sala o espacio que se ha elegido para la pausa no debería estar excesivamente alejado del auditorio o salas en las que se van a leer las ponencias y comunicaciones. Sobre la mesa montada al efectos dispondremos tantos servicios como desayunos hayamos contratado. Además de los termos de café, agua para las infusiones y leche. Todo preparado para que los camareros puedan servirlos rápidamente. La bollería o lo que hayamos previsto, se puede repartir por la sala en mesas: para eso son cómodas las mesas altas, porque queda todo más mano y además sirven para dejar las tazas vacías.

¿Qué se sirve en una pausa café?

De casa se viene desayunado. Es decir, que hay que pensar en que hay que preparar un tentempié ligero que se tome con facilidad y sirva para reponer fuerzas. Café e infusiones. Agua y zumos. Para comer, pequeñas piezas de bollería, pequeños sandwiches, pastas, pulguitas, etc. Hay que facilitarlo todo. No disponen de mucho tiempo y tienen que sentirse recuperados pero sin agobios. Bien es cierto que también en este punto manda el presupuesto pero por suerte, posibilidades hay a cientos y ajustar una cantidad adecuada a cada bolsillo sólo requiere un pequeño esfuerzo de negociación previa. ¡Y se agradece mucho!

(Fotos: propios y Instagram de GMS Protocolo y Eventos)