Sonrisa de no risa

Sonrisa de no risa

Este título parece un trabaluengas, cosa que tampoco es mala idea para empezar a aligerar peso y entrar jugando en el fin de semana. Pero no. En realidad le vamos a dedicar el post de hoy a los alumnos que estas semanas están empezando sus cursos de protocolo: a los del master de formación permanente en Dirección de Protocolo y Organización de Eventos de la Universidad Europea y los del Curso de Especialista en Protocolo y Comunicación en las entidades locales del INAP.

Por experiencia sabemos que cuando cuentan que están estudiando protocolo les miran raro… Algunos, más condescendientes, les dirán algo similar a “¡vaya tontería…!”. Mirando por encima del hombro. Otros, y son los más, os van a llamar rancios o viejunos, y posiblemente nos identificarán con una opción política o por un sistema político. Ni caso. Y por eso sonreímos.

Sabemos que no somos ese “maestro de ceremonias” de peluca empolvada que se les ha venido a la cabeza; sabemos que es una profesión con historia y tradición, pero no antigua. Que requiere de conocimientos muy variados y diversos que van desde la historia al derecho, pasando por la heráldica o las más modernas técnicas de organización de actos; sabemos que facilitamos el día a día de autoridades; sabemos que que si algo sale mal tenemos la culpa pero que si sale bien, nadie nos dará las gracias. Sabemos que es duro pero nuestra vocación de servicio puede con ello y con ellos y por eso, nos ponemos una sonrisa. Reí, reíd…. nosotros sonreiremos. Y más de una vez nos acordaremos del refrán del arriero…. “arrieritos somos y en el camino nos encontraremos”.

Así pues, hoy dejaremos a este divertido maestro de ceremonias con su “notizia” y nos pondremos la sonrisa por nuestra profesión.

¡Buen fin de semana y hasta el lunes!

( Foto: dibujo de maestro de ceremonias; video )

Sonrisa vamos a poner porque tenemos muy buen humor aunque lo hacemos para que se nos note que la ignorancia de los demás, por divertida que les parezca a ellos mismos, no nos duele a nosotros.