Un árbol noruego para el centro de Londres

Un árbol noruego para el centro de Londres

Estamos a unas horas ya de Nochebuena y de Navidad. Si alguno se resistía a calzarse el espíritu navideño ya esta semana se tiene que rendir…. salvo que sea un Mr. Scrooge antes de que se le aparecieran los tres fantasmas de las Navidades…

Nosotros tampoco nos hemos resistido. Y también este año hemos decidido despedirnos antes de las vacaciones con una tradición navideña. La de hoy la descubrimos en la tele hace un par de semanas. No sabíamos que el famoso árbol de Navidad que se planta y enciende en Trafalgar Square de Londres es noruego. Nos pareció curioso y quisimos enterarnos del porqué. Esta es la historia.

Un árbol que se tala en los bosques de Oslo y se enciende en la plaza de Trafalgar

En abril de 1940, unos pocos meses después de iniciarse la II Guerra Mundial, las tropas del III Reich iniciaban la invasión de Noruega. Tardaron dos semanas en ocupar todo el territorio. Establecieron una administración militar y, conjuntamente, un gobierno civil compuesto por noruegos simpatizantes del régimen nazi que se llamó Reichskommissariat Norwegen. El rey Haakon VII se negó a abdicar y con ello a dar legitimidad a un gobierno impuesto por Hitler. Huyó de Noruega con su hijo y príncipe heredero, Olav, en junio de 1940 y se estableció en el Reino Unido donde contó con la ayuda y apoyo del Premier británico, Winston Churchill. El resto de la familia real, se estableció primero en Suecia -país natal de Marta, princesa heredera-, y posteriormente en los Estados Unidos. La familia regresó a Noruega en junio de 1945 tras la rendición alemana.

El árbol noruego

Los grandes pinos noruegos ya viajaban al Reino Unido desde 1943. La resistencia noruega ya entonces regalaba tres árboles en Navidad como forma de dar las gracias: uno era para el rey de Noruega, otro para la embajada noruega y un tercero para Trafalgar Square. Fue en 1947 cuando esta gratitud noruega hacia Gran Bretaña se ensalzó de forma tan especial que quedó ya instalada en las tradiciones navideñas.

El árbol es una picea (Picea abies) que mide, y deberá medir siempre, más de 20 metros de altura y tener entre 50 y 60 años. Se selecciona de entre los ejemplares que cumplen estas condiciones de los bosques que rodean la ciudad de Oslo incluso varios años antes de ser talados y los guardabosques de la zona los cuidan y controlan como a auténticas estrellas.

Se tala en el mes de noviembre en una ceremonia en la que participan el embajador británico en Noruega, el alcalde de Oslo y el de Westminster.

Cruza a Gran Bretaña por mar desde el puerto de Brevik en Noruega -hasta hace relativamente poco, este viaje lo costeaba la naviera noruega Fred Olsen- hasta Immingham en el condado de Lincolnshire. De allí, y con un gran despliegue logístico, se transporta hasta Londres en camión. Le espera la enorme grúa hidráulica que lo pondrá en pie en la plaza de Trafalgar bajo la atenta mirada del almirante Nelson:

El árbol se decora. Pero para resaltar la belleza del ejemplar se hace de forma muy sencilla: simplemente con tiras de 500 luces que parten de la copa hacia abajo. El encendido de estas luces marca el inicio de las festividades navideñas en la capital .

Este año 2023, las luces se encendieron 7 de diciembre en una ceremonia a la que además del alcalde de Westminster, asistieron también el alcalde de Oslo y el embajador de Noruega en Reino Unido. No faltaron los villancicos. Para una ceremonia de esta relevancia y tradición los coros no son cualquier cosa…. entre otras, tanto el coro de “The Salvation Army” como el de “St Martin-in-the-Fields” han acompañado en algunas ocasiones el encendido de las luces. Pero música hay a diario: varios coros de la ciudad se turnan para cantar villancicos alrededor del árbol. Un espectáculo que hay que ver.

El árbol de estas Navidades

Permanecerán encendidas hasta enero: el árbol se corta y desmonta justo antes de la Twelfth Night of Christmas o Epiphany Eve. Es decir, la Duodécima Noche o última noche de los doce días de Navidad que marca la llegada de la Epifanía.​​ Una vez desmontado, se trituran sus ramas, se hace mantillo con ellas y sirven para cuidar los jardines de la ciudad.

En la base del árbol se pone una placa, con las siguientes palabras:

This tree is given by the city of Oslo as a token of Norwegian gratitude to the people of London for their assistance during the years 1940-45.
A tree has been given annually since 1947.

(Fotos: portada del Cuento de Navidad de Dickens (John Leech); familia real de Noruega (Zimmerman, E A (Lt); rendición alemana en Akershus 1945 (Johs. Stage); Picea abies; tala del árbol; montando el árbol en la plaza; árbol de 2023).