La etiqueta femenina y las partes de un acto protocolario,

Esta semana la etiqueta femenina, ese clásico del blog, se ha vuelto a imponer sobre el resto de las entradas que hemos subido. Es imbatible. Y nos ha roto todos los esquemas: creíamos que se consultaba cuando alguna boda real llenaba las páginas de las revistas del corazón o los programas de la tele. O que era normal que algún lector quisiera informarse ante la cercanía de ceremonias habituales de ciertas épocas del año. Pero , ¿qué hay en pleno mes de marzo que pueda servir para explicarlo si ya, incluso, han pasado las entregas de los premios de cine que son también momentos de pico?

Teniendo en cuenta, además, que la entrada no tiene en cuenta la moda -gran enemiga de la corrección en el vestir adecuado a cada acto- es francamente interesante constatar que tenemos muchos lectores que lo que desean, realmente es informarse. Lo agradecemos mucho: compensa enormemente el trabajo.

//protocoloalavista.com/2013/06/11/la-etiqueta-femenina-un-repasito/

cóctel 64

La segunda entrada más vista tampoco es nueva y alguna vez ya ha estado en el TOP2 de la semana. Se publicó en abril de 2013 y es pura teoría. Cuando organizamos un acto partimos de un esquema que se repite en todos ellos y que ayuda a ir poco a poco para poder controlar todo el proceso e hilar el paso de una a otra fase sin cambios bruscos o sin tiempos muertos que le resten fluidez. Permite centrarse en aquellos puntos que pueden cerrarse antes e ir dejando otros para el final: según se acerca la fecha. ¡Los cambios son parte del trabajo pero tampoco podemos dejarles que nos coman el terreno!

//protocoloalavista.com/2013/08/19/nunca-esta-de-mas-saber-las-partes-de-un-acto-protocolario/

1792

¡Feliz semana a todos!