Un minuto de …¿silencio?

Un minuto de …¿silencio?

Observamos que en los partidos de fútbol, los minutos de silencio son “sonoros”. No sé si es que vemos poco fútbol, si es que es una nueva “reglamentación” del protocolo deportivo que se nos escapa, o si son cosas nuestras, de natural curiosos. Pero “de toda la vida” -lo que no quiere decir nada más que “costumbre inveterada” en protocolo- los minutos eran en silencio para que las personas se recogieran, durante esos escasos momentos, en un solemne y respetuoso recuerdo al difunto. Se hacen otros gestos como ponerse de pie, quitarse el sombrero, bajar la cabeza, rezar, pero en silencio.

Hace muchos años nos contaron que el origen de esta costumbre data de 1919 y que la apoyó el rey Jorge V: un soldado australiano -Edward George Honey- que había combatido con el ejército británico en la I Guerra Mundial, propuso que los británicos guardasen un minuto de silencio a las 11 de la mañana de 11 de noviembre, para celebrar el primer año desde la firma del Armisticio que dio fin a la guerra.

A nosotros nos parece una bonita historia.

Placa que conmemora el minuto de silencio

Placa que conmemora el minuto de silencio